viernes, 18 de enero de 2013

Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria.
Complejo Castelar Provincia de Buenos Aires.

Días atrás, el domingo 13 de enero próximo pasado, decidimos
con algunos familiares ir de paseo por la tarde al predio que tiene
el INTA - CASTELAR a recorrer su bosque natural de especies
tanto autóctonas como exóticas. Al adentrarnos en una de sus
tantas picadas o senderos, la tranquilidad que transmite el bosque,
deja la sensación de estar a muchísimos kilómetros de las grandes
ciudades y realmente es un lujo tener tanta naturaleza a pocos 
minutos de casa.   
Bosque en estado natural.
(ampliar imagen )


Al finalizar uno de los caminos posibles que rodean el bosque
nos encontramos con una construcción maravillosa, la cual es 
"un palomar",  ( lamentablemente abandonado en su ingreso).
Pero a su vez  traslada nuestra imaginación  a siglos pasados 
y en otras latitudes a convivir con bosques y castillos, con sus 
torres  magníficas y donde el final siempre fue el mismo: tratar 
de tocar el cielo con las manos.

Decidí  tomar algunas fotografías al palomar con los resultados
expuestos, respirando sensaciones que no encajaban con el
tiempo transcurrido.

     Horas mas tarde con la mateada de rigor, sentados sobre
árboles caídos por el tiempo pero con su nobleza y dignidad
     intactas; definí una simple reflexión: Si yo fuera " ellos ", sean
     de aquí o de allá, qué mejor lugar para "observar " que el Inta,
     lugar donde se conserva lo natural sin tiempo, sus bosques y 
     biodiversidad ; y las prácticas de las últimas tecnologías en
     nuestra tierra, es un lugar perfecto.
Inta Castelar.
Ricardo Cordeiro
Derviche Errante





                                                             

                                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada